Saltar al contenido

Doña Perfecta en las redes

19 julio, 2020
Bestseller No. 1
Mi caja de herramientas: Cómo utilizar la filosofía de la masonería en la vida diaria (Spanish Edition)
  • Nani, Giovanni (Author)
  • 186 Pages - 10/03/2017 (Publication Date) - Createspace Independent Publishing Platform (Publisher)

Masonería

#Doña #Perfecta #las #redes

El escritor español Benito Pérez Galdós (1843-1920) facturó hace ya 14 décadas una de sus mejores novelas realistas llamada: “Doña Perfecta”. Esta obra de arte literaria cuenta la historia de una viuda matrona, dueña y cacique de un fanático pueblo español sometido por el catolicismo intolerante, que provoca la tragedia y la infelicidad de todas las personas que viven alrededor del terrible personaje. 

En 1950 el director regiomontano Alejandro Galindo (1906-1999) adaptó la historia para el cine y la convirtió en una de las joyas de la época de oro de la cinematografía nacional. “Doña Perfecta” fue interpretada por la diva Dolores del Río, en la que sus críticos concuerdan como la mejor actuación de su carrera. –Por si alguien quiere disfrutarla se encuentra gratis en Youtube-.  

En la película (que traslada la historia al ámbito mexicano del siglo XIX), Doña Perfecta es reflejada como la rica y bella, pero férrea e intransigente señora de personalidad ultramontana, que asiste a misa todos los días, dirige y premia a sus hermanas de la vela perpetua, ora antes de cada comida, se hinca como todo el pueblo al ver pasar en hombros al cura y sus santas reliquias, detiene toda actividad para recordar cada hora sexta a sus muertos. Y mejor para el fanatismo perenne, abomina y quema todo libro que critique o siembre dudas sobre la verdad absoluta de las enseñanzas, ritos y tradiciones de su fe apostólica y romana. Mas desaforada aún, conspira y organiza la reacción en armas contra el gobierno liberal que ha decretado las anticlericales leyes de Reforma. 

Doña Perfecta condena toda fiesta, baile y brindis en su sociedad, que no sea autorizado y vigilado por el poder omnímodo de la santa iglesia y sus censores. Reprueba como acto indecente que un varón le regale un perfume a su joven enamorada, más no ve nada de malo en convocar a los campesinos a su servicio para tomar las armas y matar soldados federales. Doña Perfecta. 

Los tiempos han cambiado. Afortunadamente ya no existen las tales doñas que dirijan de tan brutal forma a los creyentes pueblos pobres desperdigados en nuestra geografía. A Dios gracias. Pero no del todo han desaparecido nuestras post-modernas Perfectas señoras. Ahora han reaparecido fantasmagóricas para predicar sus anacrónicas ideas religiosas y su ideología de extrema derecha en nuestros actuales centros de convenciones en internet. 

Las nuevas Doñas Perfectas en las redes, se ocultan pero se evidencian con cada mensaje que lanzan al ciberespacio, quieran que no. Con la original demuestran bastantes semejanzas. Son mujeres religiosas más cercanas a la tercera que a la segunda edad;   viudas, divorciadas, plantadas. Tienen hijos ya adultos por los que sufren por no haber podido someterlos a sus inapelables convicciones. La hija de la  Doña Perfecta de la cinta, se rebela al final contra la diabólica y homicida voluntad de su madre de matar a su pretendiente primo, asesinable ateo, por lo que la joven la abomina y abandona; extraordinaria escena final, mejor que en la novela, que termina con la imagen de la doña solitaria y destrozada, encerrada en la oscura celda de su capilla particular pidiendo perdón de rodillas a su enorme Cristo crucificado. 

Las nuevas doñas Perfectas mandan intensamente mensajes y videos en los grupos de whatsapp (de sintomática mayoría femenina adulta), con el inocente propósito de catequizar a esos públicos cautivos, confiando que habrán de verlos para afectarlos. Observadores convictos a los que creen cándidos o ignorantes sobre el origen y la producción de sus impositivos recados, normalmente firmados por sabios varones. Volviendo a la novela de Pérez Galdós; su asesor, mano derecha de Doña Perfecta, es el sacerdote católico del pueblo, su aliado en el poder absoluto e intolerante, a cuya sabia palabra remite siempre que ella no sabe ni entiende nada sobre los inescrutables designios de Dios. –Yo no tengo la capacidad de generar mensajes religiosos o de ultraderecha política originales, nunca he leído la biblia completa y ni siquiera “Mi lucha” de  Hitler, vaya, no sé ni quién fue José Vasconcelos, pero mira como te comparto lo que mis impolutos dirigentes, venerables varones, me revelan que diseminar como irrebatible sempiterna verdad. La historia se repite–.   

En su actual cruzada postmoderna las nuevas doñas Perfectas se encumbran como las más aferradas enemigas del maligno, anatemizando contra el aborto y la homosexualidad, sus dos principales banderas, junto a su lucha por contrarrestar la educación laica. Y casi se les podría creer de buena fe, siempre y cuando también combatieran con igual ferocidad la demoniaca práctica de violación de niñas y niños –esos si ya nacidos–, ejecutada por pederastas miembros del sacerdocio; con el creador-dirigente de los Legionarios de Cristo, el ínclito Marcial Maciel, como icono de los curas violadores, renombrados por el Papa Francisco, como “herramientas de Satanás”, dentro de la propia iglesia.  

Si en las redes las doñas Perfectas también se dedicaran a señalar y condenar a estos deleznables seres y sus pecados, o crearan por ejemplo la Asociación prodefensa de los niños y adolescentes violados por clérigos, por sus siglas APRONAVIC AC, un tanto mejoraría la confianza general en sus autos de fe. Pero no que va, no son tan-tan-tan buenas.   

Otra inherente característica se les puede adjudicar: las nuevas Doñas Perfectas en la redes son antiamlomistas recalcitrantes. Válgame Dios. El primer Presidente mexicano declarado cristiano-creyente-no masón es arrasado y denigrado hasta la ignominia por estas bienaventuradas damas de la nueva vela perpetua. Quién lo diría. A los ateos masones gobernantes no les recriminaron nada, pero a un presidente predicador de la propia biblia desde Palacio, le pegan con tubo un día sí otro también.  Qué cosa. De menso-comunista-malévolo que nos va a hacer a todos pobres, no lo bajan. Pero ¿pues que no dice la Biblia: “Felices los pobres porque de ellos será el reino de los cielos”? 

Más allá de su lucha que bien puede ser de buena fe y a la que vale otorgar el beneficio de la duda, las nuevas doñas Perfectas (y don Perfectos, que también los hay y bastantes en la redes), enfrentan a la imparable rueda triturante de la historia y hasta inocentes objetos de conmiseración se observan, luchando contra una postmodernidad incontrastable que les margina y humilla cada día. Pero qué se le va a hacer. Contentas llegarán a la diestra del señor para disfrutar desde el cielo la terrible venganza que habrá de azotar en el infierno a todos los libertinos promotores de irredentos pecados multicolores.   



Fuente