LA MASONERIA UNA RELIGION

¿LA MASONERÍA ES UNA RELIGIÓN O UNA SECTA?

¿ES LA MASONERÍA UNA RELIGIÓN?

Son muy pocos los autores Masónicos serios que definen a la Masonería como una Religión, entre ellos Mackey. Toda Religión tiene sus dogmas de origen divino y la Francmasonería es contraria en sus conceptos filosóficos a este tipo de dogmas.


Sin embargo, para ser Masón se requiere que el candidato crea en el Gran Arquitecto del Universo. La Masonería Moderna pretende que sus miembros crean en una Fuerza Superior al Hombre; dando, de esta manera, cabida en ella a religiosos y no religiosos por igual.

Adelante les comparto una interesante cita que expresa una concepción un poco más deísta que la mía; mas no totalmente contradictoria, en relación con el Gran Arquitecto del Universo.

De la Declaración adoptada por la Gran Logia de Inglaterra en 1962 y ratificada en el Acta de la Tenida Trimestral de dicha Gran Logia del 9 de diciembre de 1981 (traducción del inglés):


«No puede ser fuertemente aseverado que la Masonería no es una Religión ni un sustituto a una Religión. La Masonería tiene como meta inculcar en sus miembros estándares de conducta y comportamiento que considera aceptables a todos los credos más; estudiosamente se restringe de intervenir en el campo del dogma o la teología.

La Masonería, en consecuencia, no está en competencia con la Religión, sin embargo, en la esfera de la conducta humana puede tenerse la expectativa que sus enseñanzas sean complementarias a aquellas de la Religión.

Por otro lado, su básico requerimiento que cada miembro de la Orden crea en un Ser Supremo subrayando las obligaciones hacia Él, deben ser suficiente evidencia para todos excepto los prejuiciosos, que la Masonería acepta la Religión, ya que requiere del hombre tener alguna concepción religiosa antes de ser admitido como Masón, y espera de él que, una vez admitido, siga practicando su Religión».

La Filosofía Masónica está basada fundamentalmente en los Principios de Fraternidad y Tolerancia.

¿ES LA MASONERÍA ANTI-RELIGIOSA?

De ninguna manera. Al contrario. Ya hemos explicado que la Masonería recibe en su seno a personas de todas las religiones o credos; e incluso a los que no creen en una Divinidad, mas aceptan que existe una Fuerza Superior al Hombre que ordena la Naturaleza.

Con esta filosofía, pueden compartir juntos en armonía todos los miembros sean cristianos, judíos, mahometanos, budistas; e incluso aquellos considerados ateos que aceptan la concepción del Gran Arquitecto del Universo. Estos Masones son ateos en el sentido que no creen en el Dios tradicional de alguna religión.

El Principio de Fe en la Masonería es justamente la creencia en esta Fuerza Superior al Hombre que para algunos será Dios, Cristo, Jehová, Mahoma o Buda y para otros la Naturaleza.

La Masonería es contraria a la mantención del ser humano en la Ignorancia y por ello, en todos los tiempos; ha luchado en contra de aquellos cleros interesados en mantener al Hombre ignorante so pretexto de que es suficiente su Fe y su creencia en Dios, sea cual sea la religión que predique.

¿POR QUE LA IGLESIA CATÓLICA HA CONDENADO LA MASONERÍA?

En 1738, sólo 15 años después de la publicación de la Constitución de la Primera Gran Logia en Inglaterra; el Papa Clemente XII condenó a la masonería en la Bula Papal «In Eminenti» fundamentalmente por tres motivos publicados en la misma Bula y son:

  1. Su temor de impurificación de la Iglesia Católica por el hecho que la Masonería aceptaba en su seno personas de diferentes religiones siendo solamente la católica, según él, la verdadera y única religión aceptable.
  2. El hecho que los Masones mantienen un Secreto Masónico y en secreto lo tratado en las Logia.
  3. Los Masones juran, al ingresar a la Orden, no violar ni revelar los Secretos bajo pena de castigo mortal.
  4. Y por otras razones «justas que conocemos».

Historiadores están de acuerdo que, en realidad, la verdadera razón principal era política. El Papa apoyaba a Carlos Eduardo, pretendiente al trono de Inglaterra, católico, refugiado en Roma y contrario al monarca reinante que era protestante.

Las tres primeras razones argumentadas en la Bula

ya eran conocidas públicamente en 1730 con la publicación ese año del libro anti-Masónico de Samuel Prichard «Masonería Disectada».

Si estas razones eran tan importantes para la Iglesia Católica, ¿Por qué esperó hasta 1738 para emitir la Bula Papal? La conclusión es la ya expuesta que la realidad que lo indujo a publicar su Bula Papal es justamente política.

Es sabido que firmó el documento sin realmente leerlo y fue escrito por su cardenal Neri Corsini, conocido hombre político por excelencia.

¿OTROS PAPAS HAN CONDENADO A LOS MASONES?

La siguiente es la lista de condenaciones papales:

  • Benedicto XIV – Bula Papal «Providas» – 1751
  • Pío VII – Bula Papal «Eclesiam» – 1821
  • León XII – «Quo Gravida Mala» – 1826 renovada por Pío VIII en 1829
  • Gregorio XVI – Encíclica «Mirari vos» – 1832
  • Pío IX – Encíclica «Qui pluribus» – 1846 / «Multiplice inter» – 1865 y 8 condenaciones «Sinagogas de Satán»
  • León XIII – Encíclica «Humanum genus» – 1884 una de las más violentas.

Se creía que después del Concilio Vaticano II, con su sentido de apertura, de ecumenismo y mayor tolerancia, habría un cambio de actitud de la Iglesia Católica hacia la Masonería.

Sin embargo, una declaración del Cardenal Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, fechada 25 de noviembre de 1983 y firmada por el mismo Papa Juan Pablo II; aclara que no ha habido ninguna modificación en la actitud de condena de la Iglesia Católica hacia la Masonería.

En consecuencia, que no haya ningún equívoco, los Masones pertenecientes a la Orden siguen excomulgados.

¿HAN PERTENECIDO A LA MASONERÍA SACERDOTES CATÓLICOS?

A pesar de las condenas papales, muchos sacerdotes católicos han pertenecido a la Masonería. El considerado objetivo y científico historiador de la Masonería, aun cuando es un Jesuita, José Ferrer Benimelis; que ha tenido acceso a los archivos del Vaticano, ha constatado más de 2,000 nombres de sacerdotes que durante la segunda mitad del siglo XVIII, pertenecieron a la Masonería.

Según este autor, en esa misma época, hubo Logias compuestas exclusivamente por sacerdotes católicos como; por ejemplo: «La Parfaite Union», en Rennes, «L’Amitié a l’Epreuve», en Narbona, y la «Loge Theresienne», en Mons.

No sólo simples curas párrocos han pertenecido a la Masonería; sino altos Dignatarios como fueron, el Príncipe de la Iglesia de Lieja, Charles François de Velbruck. El Cardenal de Breslau en Austria fue iniciado poco tiempo después de la primera Bula Papal.